Netflix presenta “The Dirt”, la película sobre Mötley Crüe

Motley

El largometraje que reconstruye la trayectoria de Mötley Crüe, una de las bandas más conocidas del glam metal, fue dirigida por Jeff Tremaine, conocido por sus trabajos con la saga “Jackass”, la cual incluye la serie de MTV y otras cinco películas. La última producción Tremaine se basó en la autobiografía oficial del grupo oriundo de California para acercarnos la historia de vida de cada uno de los integrantes originales pasando por la fama y los excesos que trajo aparejado el éxito del conjunto y terminando con las grandes dificultades que tuvieron que atravesar a causa de la vertiginosa vida que llevaban sus miembros. Todo intercalado con conciertos y los hits más conocidos de Mötley Crüe.

Con casi dos horas de duración, la pieza audiovisual busca reconstruir la escena rockera de Los Ángeles en los años ’80 mediante sucesivos flashbacks que nos transportan a la infancia, adolescencia y juventud de cada miembro para, de esta manera, mostrar sus dramas emocionales, los problemas intrafamiliares y también los relacionados a la salud. Sin embargo, también desde los inicios nos toparemos con los primeros pasos de conductas llenas de excesos y descontrol, la cuales llegarán a su cúspide con el éxito del grupo y que, a su vez, pondrá a prueba la lealtad de sus integrantes por las diversas complicaciones que traerá aparejada este estilo de vida. Si hay algo que no faltará es la buena dosis de humor durante el relato, el cual se acercará la mayoría de las veces al humor negro.

La película se enfoca principalmente en el aspecto estereotipado de “sexo, drogas y rock and roll” de la banda y, por ende, no ahonda demasiado en su trabajo compositivo y creativo. En este sentido, nos encontraremos con numerosas imágenes cómicas, morbosas, violentas e irracionales, las cuales recuerdan a la saga “Jackass” y entre las que se incluye una escena con el reconocido Ozzy Osbourne. Si a esto se le combinan diferentes secuencias dramáticas y otras tristes, es factible decir que el espectador se encontrará con todo tipo de emociones encontradas, las cuales pasan por ver el aspecto más “animal” de los miembros de Mötley Crüe, como también el lado más humano de cada de uno de ellos cuando tienen que superar sus diferentes obstáculos personales y grupales. Tal vez uno de los aspectos más flojos del largometraje es el poco parecido que tienen los actores principales con los miembros originales de la banda.

Ciertamente una de las críticas más extendidas sobre el glam metal, también llamado hair metal, es que las bandas de este subgénero solían buscar por sobre todo el glamour, la fama y el dinero mediante estímulos visuales muy atractivos y obras musicales bien comerciales. De ahí el nombre glam metal, el cual hace referencia al glamour, y hair metal, que da cuenta de los llamativos peinados como una de sus características estéticas. La cobertura de la prensa sensacionalista sobre los excesos de sus miembros probablemente se ve reflejada en esta película que probablemente deje la sensación de que el éxito de Mötley Crüe sólo se circunscribió a estos elementos relegando a un segundo plano su producción musical. Tal vez hubiera sido interesante profundizar en este último punto teniendo en cuenta que la banda logró mantenerse a flote a pesar de sus dificultades cuando la mayoría de las bandas de la escena glam quedaban en el olvido a principios de los ’90 convirtiendo a Mötley Crüe como una de los exponentes de este subgénero.

En conclusión, Jeff Tremaine busca entretener al espectador con una película que apuesta por mostrar predominantemente el aspecto más banal y superficial de Mötley Crüe haciendo saltar los diferentes polémicos actos del grupo que dejarán atónito a más de uno y, por lo tanto, extrañamente aburrirán a alguien. Siguiendo esta línea, no es descabellado pensar que la producción se acerca mucho a la fórmula de “Jackass”, aunque también es necesario reconocer que The Dirt se diferencia de esta saga porque da a lugar en variadas oportunidades de la película a la faceta humana de sus protagonistas.

Rock.com.ar